¡7 consejos para bajar la grasa acumulada!

Dra Giovanna Piccolo

El proceso de bajar grasa no sucede de la noche a la mañana, y para lograrlo se requiere de una alimentación saludable, un entrenamiento adecuado, paciencia y persistencia.

Perder peso, y perder grasa corporal no es lo mismo. Si no existe un plan nutricional diseñado por un especialista, y un plan de entrenamiento apropiado para los objetivos del paciente, no se puede asegurar que el peso que usted pierda sea grasa. Muchas personas, experimentan solos, sin una guía, copiando la dieta de un amigo y entrenando como entrena el vecino, y lo que logran es perder agua y musculo. Lo cual resulta en una tragedia, pues esto se traduce en un metabolismo más lento, menos gasto de calorías durante el día, y menos quema de grasa.

Por eso, es que mi primer consejo para usted que desea bajar grasa corporal, es busque ayuda! Consiga un especialista, un nutricionista, que se tomara un poco más de una hora en diseñarle un plan adecuado para su metabolismo, sexo, estatura, edad, tipo de actividad, y demás características personales. Resalto la palabra NUTRICIONISTA, pues ningún otro profesional está capacitado para hacer este cálculo. Toma más de 5 años de carrera profesional para aprender a hacer esto de manera responsable.

Después de ahí, siga al gimnasio, y busque un entrenador que lo evalué y conozca sus metas, y se tome un poco más de un par de horas para diseñarle un plan de ejercicios. Un plan que le resulte atractivo y divertido. Ambos, el plan de alimentación y el plan de ejercicios son personalizados y solo le funcionaran a usted.

Los anteriores son los mejores 2 consejos que le puedo dar. Estos 2 consejos le ahorraran mucho tiempo, dinero y frustración,  divagando en revistas, internet, clínicas de dudosa procedencia y profesionales intrusos con título académico confuso y mal capacitado.

Recuerde, si tiene una caries vaya al dentista, si tiene gastritis vaya la gastroenterólogo, si tiene acné vaya al dermatólogo, y si quiere perder grasa vaya a la nutricionista.

Además tengo algunos otros consejos para compartirles, que de seguro les resultaran de ayuda complementaria a los anteriores:

NUMERO 1. Desayune apenas se despierta. Si pasan más de 30 minutos desde que sonó el despertador a la mesa del desayuno, ya empezamos mal. Cuando usted se despierta, el cuerpo necesita azúcar para iniciar sus actividades, y no la tiene disponible porque tenemos un poco más de 8 horas de ayuno, pues estábamos durmiendo. Si el organismo no consigue ese azúcar por medio del desayuno, de igual manera la obtendrá. Adivine de donde se consigue esta energía si usted no desayuno? El cuerpo obtiene este azúcar de un proceso conocido como gluconeogénesis, que en palabras sencillas, es el uso de la proteína del musculo para ser transformada en azúcar, y utilizada como energía. La peor noticia no es esa! La peor noticia es que la próxima comida que usted haga, sea una merienda o el almuerzo, todas esas calorías serán almacenadas como grasa, y no utilizadas como energía. O sea, si usted no desayunó cuando despertó por la mañana, el resultado es pérdida de masa muscular y ganancia de grasa corporal.

NUMERO 2. Desayune energía y proteína. La mañana es tiempo de todo tipo de actividades. Necesitamos azúcar, energía. Elija carbohidratos complejos, buenos y altos en fibra para desayunar. Evite los carbohidratos simples, malos, abundantes en azúcar y calorías vacías. Añada una porción moderada de proteína, queso fresco, huevo o jamón de pechuga de pavo. La proteína necesita un mayor esfuerzo digestivo y metabólico, para absorberse. Esto ayuda a aumentar su metabolismo basal, es decir su gasto de energía.

NUMERO 3. Elija carbohidratos de mediano o bajo índice glicémico. El secreto para quemar grasa es controlar su producción de insulina. Hormonas que todos producimos para que las células absorban el azúcar en la sangre, y la conviertan en energía. Producciones muy altas de insulina, por consumo de alimentos de alto índice glicémico, o porciones muy grandes de alimentos fuentes de carbohidratos, se traduce en alta producción de insulina, oportunidad perfecta que aprovecha el cuerpo para almacenar grasa.

En verde señalé aquellos de mediano y bajo índice glicémico.

fotogiovis

NUMERO 4. Coma cada 2 o 3 horas. Esto ayudara también a mantener una producción estable y lineal de insulina. Así evitara sentir ansiedad o antojos espontáneos. Reducirá el consumo de calorías innecesarias. Mantendrá su metabolismo activo, gastando calorías, gastando grasa.

NUMERO 5. Aumente su masa muscular. Elija un programa de entrenamiento que le permita aumentar masa muscular. Se le conoce como plan de hipertrofia. Si logra aumentar el musculo de su cuerpo, tendrá un metabolismo basal más activo, y por lo tanto quemara más calorías durante el día, es decir, tendrá un gasto de energía mucho más alto, y por lo tanto usara su reserva de grasa corporal como fuente de energía de manera más fácil. Anímese a hacer pesas y a entrenar fuerte!

NUEMRO 6. Introduzca a su plan de entrenamiento un par de sesiones de baja intensidad y de larga duración, si es posible. Otra manera muy efectiva de gastar grasa mientras entrena es hacer una sesión de menor intensidad (frecuencia cardiaca en zona 2) pero de larga duración (mayor a una hora continua).

NUMERO 7. Tome abundante agua. Mantener un adecuado estado de hidratación le ayudara  a mantener un metabolismo activo, un cuerpo más saludable, un mejor estado de energía, menos fatiga y dolor de cabeza, y una menor sensación de hambre.

NUMERO 8. Huya y denuncie si lo que le ofrecen es una dieta muy restrictiva, baja en calorías o menor de 1200 calorías por día. Este tipo de dietas provocan más daños que beneficios. Una ingesta baja en calorías enlentece  el metabolismo y obliga a su cuerpo a almacenar calorías en forma de grasa. Debe encontrar una buena proporción de proteínas, grasas y de carbohidratos para que no sienta hambre y pueda cumplir sus objetivos. No pierda más de medio kilo de grasa por semana, o lo recuperará con facilidad.